Toño Monteiro y David Perez – Petroglifo de Pazó en Muíños

Foto: MARTIÑO PINAL

Una serpiente rodeada de circulos conforma el petroglifo encontrado en un gran peñón sobre el valle del río Limia, en el lugar de Pazó, en Muíños.

El hallazgo, hecho público ayer por los miembros del equipo de ‘O Bosque MáxicoToño Monteiro y David Pérez, representa la segunda concentración de arte rupestre que aparece en el cauce del río Limia después del Monte Aieiro, en Bande. ‘Fai tempo que os veciños de Pazó tiñan coñecemento da existencia dunha pedra con buracos no fondo da finca do Luis’, relata Pérez, que hace unas semanas se lanzó a la aventura de localizarlo con Monteiro. ‘Baixamos entre toxos e maleza como xabarís’, describía el artista que, pincel en mano, apuntaba la aparición de nuevos dibujos sobre la enigmática piedra.

 

El petroglifo data de la Edad de Cobre, entre los años 2.500 y 1.800 antes de Cristo, y ‘descríbese dentro do grupo de temática abstracta, cunha representación de coviñas dispostas en círculo, que parecen formar unha composición en torno a un motivo serpentiforme’, explica Pérez, que agradece la colaboración del propietario por permitir el acceso a la finca y del Concello de Muíños, por ordenar su limpieza. ‘O paso seguinte é señalizarlo dende a estrada OU-540 entre Ourense e Portugal’, apuntaba.

 

Sobre la interpretación del grabado, ‘teríamos que retrotraernos 4.000 anos. O que está claro é que tratábase dalgún tipo de culto aos astros das sociedades da época para garantir a sustentabilidade do seu ecosistema’, apunta Pérez.

 

El teniente de alcalde de Muíños, Alejandro Castro, que ayer se desplazó hasta Pazó para ver el hallazgo, explicaba que el bautizado como ‘Serpe de Pazó’ será incluido en la nueva guía municipal sobre el Megalítico que están elaborando. ‘Falaremos co titular da finca e estudiaremos a posibilidade de siñalizalo’, matizaba Castro.
REFERENCIA: www.laregion.es
Advertisements