Lobios potenciará el reclamo turístico de los ‘foxos de lobo’

2016030108274968510Diseñó con la freguesía lusa de Pitões das Júnias una ruta de 70 kilómetros que une siete de estas trampas.

El Concello de Lobios, conjuntamente con la freguesia portuguesa de Pitões das Júnias (Cámara Municipal de Montalegre), ha presentado un proyecto a la próxima convocatoria de fondos europeos Interreg V para la creación de una ruta transfronteriza de los “foxos do lobo”. Los montes “arraianos” que comparten ambos municipios cuentan con media docena de estructuras medievales construidas en piedra que antaño servían de trampa para cazar lobos “y que serán puestos en valor para atraer visitantes a la zona protegida”, destacaba Mari Carmen Yáñez, alcaldesa de Lobios, un concello incluido en el Parque do Xurés y declarado Reserva de la Biosfera Transfronteriza Gerês-Xurés por la Unesco.

El proyecto, que lleva por título “Rutas do Lobo 4.0”, requiere una inversión de medio millón de euros, de los cuales 250.000 euros corresponden a las actuaciones que se efectuarán dentro del concello ourensano de Lobios y el 50% restante, a distribuir entre los socios portugueses de la feligresía de Pitões das Júnias, Baldíos de São Pedro y la Asociación Cultural de Sezelhe.

El verano pasado, el Concello de Lobios con la colaboración vecinal, llevó a cabo los trabajos de consolidación de la Casa do Lobo de Guende, en la parroquia de San Paio de Araúxo, a través de la recuperación de parte de su estructura y una ruta de senderismo señalizada desde el pueblo. “Hemos presentado un proyecto para terminar de acondicionar el foxo y hacer un ruta que vaya más allá de nuestras fronteras, para comunicar otras trampas para lobos que existen en la Cámara municipal de Montalegre”, explicaba la regidora del Partido Popular, que apuntó que “de aprobarse el proyecto, el Concello de Lobios promoverá a cabo la construcción de un albergue” que facilite las pernoctaciones en la zona.

Diferentes tipos

La iniciativa transfronteriza contempla el acondicionamiento y señalización de una ruta de 70 kilómetros que recorre siete “foxos do lobo”, uno en Lobios y los seis restantes en los montes de Pitões das Júnias.

En el caso de Guende (Lobios) y las trampas medievales de Pitões y Parada, se trata de fosos de cabrita, conformados por un circulo cerrado por muros de piedra que permiten la entrada del lobo a través de una trampa, pero no su salida. Su nombre se debe a que para atraer al animal hasta la estructura, se colocaba dentro un animal vivo, generalmente una cabra.

Pero existen otros tipos de fosos simples, localizados en los lugares de Tourem y Cotodorte, que se caracterizan por ser un agujero cabado en la tierra con suficiente altura y tapado con vegetación para despistar al animal y que cayera en la trama; y de paredes convergentes, situados en los lugares de Parada y Sao Pedro, compuesto por dos muros de piedra que guiaban al lobo hasta un agujero de forma circular, del que no podía escapar.

En cada uno de los fosos se colocará una escultura que permitirá, descargar en el móvil su historia, usos y descripción de la tipología.

 

REFERENCIA: LAURA FERNÁNDEZ  – LA REGIÓN

Advertisements